Trump se reunirá con funcionarios de seguridad en Afganistán a medida que aumentan las preocupaciones sobre la retirada de Estados Unidos

Se espera que el presidente de EE.UU., Donald Trump, se reúna con sus principales asesores de seguridad nacional el viernes para revisar un plan de paz entre Estados Unidos y los talibanes que podría poner fin a la guerra más larga de Estados Unidos, pero también podría desencadenar una rendición de Estados Unidos y una traición al gobierno afgano, dicen los críticos.

Trump se reunirá en su resort de golf de Bedminster con el secretario de Estado, Mike Pompeo, mientras que dos fuentes familiarizadas con la planificación dijeron que el asesor de seguridad nacional John Bolton también estará allí. Varios funcionarios de defensa le dijeron a CNN que se espera que el secretario de Defensa, Mark Esper, y el presidente del Estado Mayor Conjunto, Joseph Dunford, estén presentes.

El tema principal en la reunión del viernes por la tarde será Afganistán y el plan en el que el negociador talibán, Zalmay Khalilizad, ha estado trabajando durante meses para poner fin al conflicto allí, según dos fuentes familiarizadas con la planificación.

Se espera que el plan de paz formalice una retirada significativa de las fuerzas estadounidenses de Afganistán, de aproximadamente 15.000 soldados a 8.000 o 9.000, y consagra los compromisos oficiales de los talibanes para contrarrestar los esfuerzos contra el terrorismo en Afganistán, según las múltiples fuentes familiarizadas con el plan.

Una omisión

Si bien el acuerdo incluirá otros elementos, incluido un alto el fuego entre los talibanes y Estados Unidos, también tiene al menos una omisión crucial: no se espera que los talibanes se comprometan a un alto al fuego contra el pueblo o el ejército afgano, según fuentes familiarizadas con las conversaciones.

Los talibanes no reconocen al Gobierno afgano, que no ha participado en las conversaciones que Estados Unidos ha mantenido con los talibanes en Qatar. Si bien algunas minucias del acuerdo de Khalilzad todavía están en discusión, las fuentes dicen que el plan está listo en un 99%.

La insistencia de los talibanes en comprometerse únicamente con un alto al fuego con Estados Unidos fue un obstáculo serio durante las negociaciones, dijo a CNN una fuente cercana a las conversaciones. Los acuerdos bilaterales de seguridad de Estados Unidos con el Gobierno afgano significan que están obligados a ayudar a sus socios afganos en el campo de batalla, lo que podría complicar este acuerdo.

No incluir un alto al fuego talibán-afgano en el acuerdo podría conducir a una situación en la que el conflicto continúe sin que los estadounidenses jueguen un papel importante, cambiando el equilibrio de fuerzas contra el Gobierno de Kabul.

Una fuente explicó que se considera que el acuerdo allana el camino para que EE. UU. abandone el país sin una gran cantidad de víctimas estadounidenses en los próximos meses. Pero otra fuente dijo que, en su opinión, los talibanes esperaban utilizar un acuerdo para eliminar a Estados Unidos de la ecuación militar, lo que les permitiría enfrentarse al ejército afgano en apuros, que queda en peligro sin el apoyo estadounidense.

Bill Roggio, miembro principal de la Fundación para la Defensa de las Democracias (FDD, por sus siglas en inglés) y editor del Long War Journal de FDD, dijo que si el plan resulta como se esperaba, equivale a una traición.

“Yo diría que la administración Trump vendió al Gobierno afgano en el momento en que excluyó al Gobierno afgano de las conversaciones y este alto al fuego entre los talibanes y Estados Unidos es solo una extensión de eso”, dijo Roggio.

“Estados Unidos está traicionando al 100% al pueblo afgano, al Gobierno afgano y al ejército afgano con el fin de salir del país”, dijo Roggio, y agregó que “este acuerdo de paz es esencialmente una rendición para Estados Unidos”.

Roggio continuó, agregando sobre los talibanes que “cualquier garantía antiterrorista que den es basura, eso es una gran mentira… Lo único que los talibanes pueden dar es decir ‘te rindes y dejaremos de atacarte’”.

El conflicto se ha convertido en la guerra más larga de Estados Unidos y se ha estancado, sin que ninguna de las partes pueda derrotar a la otra y las víctimas creciendo tanto entre los civiles como entre los combatientes.

Los ataques talibanes no se han ralentizado en los últimos años o meses, incluso cuando Estados Unidos ha continuado las conversaciones con el grupo.

El 7 de agosto, los talibanes se atribuyeron la responsabilidad de un ataque suicida en el que un vehículo cargado de explosivos atacó a las fuerzas de seguridad afganas en Kabul, matando a 14 personas e hiriendo a 145, en su mayoría mujeres, niños y civiles.

Los talibanes también se han atribuido la responsabilidad de muchos de los más de 1.500 civiles muertos o heridos en el país en julio, la cifra mensual más alta en más de dos años, según la Misión de Asistencia de la ONU en Afganistán. En 2018, hubo casi 4.000 muertes de civiles en Afganistán, según un informe de la ONU, el número más alto registrado en la guerra de 17 años.

Aquellos que defienden el enfoque paso a paso que se espera que el plan de paz entre Estados Unidos y los talibanes desencadene, dicen que Estados Unidos no retirará completamente sus tropas antes de que el Gobierno afgano y los talibanes vengan a la mesa para establecer su propio alto al fuego y entablar negociaciones sobre un Gobierno de poder compartido.

Oposición

El plan también tendrá mecanismos sobre cómo lidiar con las violaciones, de modo que una sola violación del alto al fuego entre Estados Unidos y los talibanes no descarrile completamente el impulso hacia adelante destinado a llevar a una retirada total de Estados Unidos.

Pero la oposición de alto perfil se está acumulando. En la última semana, los miembros del Congreso reiteraron su posición de que una retirada estadounidense de Afganistán sería mortal.

El viernes, el senador republicano de Carolina del Sur Lindsey Graham —generalmente un aliado incondicional del presidente—, emitió una advertencia. “Espero que… el presidente Trump y su equipo tomen decisiones sólidas y sostenibles sobre las amenazas islamistas radicales que emanan de Afganistán, el lugar donde se originó el 11 de septiembre”, dijo Graham en un comunicado.

Graham continuó abordando una de las frecuentes quejas de Trump sobre la presencia de Estados Unidos en el extranjero, diciendo que las tropas estadounidenses “no están actuando como policías en Afganistán. Son la defensa de primera línea para Estados Unidos contra el resurgimiento de grupos islamistas radicales que desean atacar la patria americana”.

Y Graham jugó la carta de la antipatía del presidente por su predecesor.

“Confiar en los talibanes para controlar al-Qaeda, ISIS-K y otros grupos islamistas radicales presentes en Afganistán, como reemplazo de una fuerza antiterrorista de Estados Unidos, sería un error más grande que el acuerdo nuclear iraní de Obama”.

Preocupación republicana

Otro republicano prominente también ha expresado su preocupación.

“Estados Unidos no debe poner nuestra seguridad en manos de los talibanes ni aceptar un acuerdo que permita futuros ataques de Al Qaeda e ISIS”, escribió la representante Liz Cheney en Twitter a principios de esta semana. “Cualquier acuerdo basado en plazos políticos significaría retirarse y ceder el campo de batalla al enemigo que mató a 3.000 estadounidenses el 11 de septiembre”.

El general David Petraeus, un general retirado que comandaba tropas en Afganistán e Iraq, se hizo eco de esos sentimientos en una columna de opinión del Wall Street Journal dice que una retirada total de las tropas de EE. UU. resultaría en una “total guerra civil y el restablecimiento de un santuario terrorista” como lo había hecho el país antes del 11 de septiembre.

Una vez que Trump dé su sello de aprobación, las fuentes dicen que Khalilizad viajará de regreso a Doha para consolidar el plan de paz con los talibanes.

‘Basado en condiciones’

El mes pasado, Pompeo declaró durante una visita a Afganistán que él y Ghani habían acordado “acelerar los esfuerzos” para poner fin a la guerra en Afganistán. Incluso al iniciar ese esfuerzo, el principal diplomático estadounidense dijo que Trump sigue comprometido con una “reducción basada en condiciones”.

Pero Pompeo también ha prometido cumplir con la “directiva” de Trump de retirar a todas las tropas estadounidenses para las elecciones presidenciales de 2020.

Los funcionarios afganos esperan ver un borrador del plan de paz entre Estados Unidos y los talibanes antes de que se haga público y hayan visto borradores anteriores.

El domingo, el presidente afgano respaldado por Estados Unidos, Ashraf Ghani, pareció cuestionar las negociaciones, diciendo que su nación decidiría su futuro, no los extranjeros.

“Nuestro futuro no se puede decidir fuera, así sea en las ciudades capitales de nuestros amigos o vecinos. El destino de Afganistán se decidirá aquí en Afganistán”, dijo Ghani en una reunión para orar en el festival musulmán Eid al-Adha, según Reuters.

Día de la independencia

Después de revisar los acuerdos hasta la fecha con funcionarios de la administración Trump en Washington, tanto en el Departamento de Estado como en la Casa Blanca, se espera que Khalilzad viaje a Doha para finalizar el acuerdo en los próximos días. Las fuentes dicen que esto podría suceder alrededor del 19 de agosto, el día de la independencia de Afganistán.

Mientras tanto, la administración Trump está considerando enviar a otro alto funcionario estadounidense, como Pompeo o Bolton, a Afganistán, mientras Khalilizad está en Doha para firmar una declaración de paz.

Eso está bajo consideración porque la “coreografía” será importante, ya que Estados Unidos quiere tener cuidado de que no parezca que están vendiendo a los afganos a favor de los talibanes, explicó una fuente familiarizada con el proceso.

El Departamento de Estado y el Consejo Nacional de Seguridad no respondieron a las solicitudes de comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *